Seleccionar página

Soy muy fanática de los makis, de salir a comer y sobre todo de “investigar” los restaurantes que hay en mi ciudad para saber cuál es el próximo al que voy a ir. Igual que yo, cientos de personas entramos al ordenador, al tablet o incluso al móvil para leer reseñas, ver qué tal es el menú, comparar precios y ver si el ambiente nos agrada. O incluso si hace frío y nos da pereza salir pero no queremos cocinar, podemos pedir que nos traigan la cena a casa. ¡Y toda esta información la podemos encontrar en una sencilla página web, eso sí, bien montada!

Es decir, si el 80% de tus “potenciales clientes” consultan en Internet antes de ir a un restaurante, tu local ya sea grande o pequeño, y sin excusas mediante, necesita una página web para poder competir con el restaurante que queda en la calle del frente o el que está más cerca de la parada de metro.

Y cuidado, cuando digo página web no me refiero a tener un perfil en Facebook (está bien estar en las redes pero es como ser chef y estar trabajando en una cocina con un cuchillo prestado, no sé si me explico). Una cosa son los perfiles sociales y otra muy diferente es tener una página web propia que tú controlas y a la que le puedes sacar muchísimo más partido, y que obviamente incluye los perfiles de Facebook, Instagram, Pinterest, YouTube, etc,.

Ahora que tenemos claro que un perfil en Facebook no es lo mismo que una página web, te enseñaré algunas de las ventajas de disponer de una página web propia para tu restaurante. Me centraré en las cinco primeras ventajas más importantes.

1. Abierto las 24 horas. Sí, es verdad. Tu cocina tiene un horario definido, pero cuando el restaurante está cerrado, tu página web sigue conectando de manera bidireccional con potenciales clientes, dando a conocer tu carta y todos los servicios que ofreces de manera personalizada para fidelizarlos y cuando abras la próxima vez, seguramente tengas muchos nuevos clientes.

2. Pedidos online. Soy de las que piensan que si vas a invertir en la presencia digital de tu local, además de una web, las redes sociales, el blog, fotos bonitas y unos cuantos súper vídeos para YouTube, también hay que cambiar el chip y abrirse a nuevos canales de venta con una estrategia de negocio bien pensada. Si en tu web nueva ya tienes la posibilidad de poner tu menú online, entonces ¿por qué no vender desde Internet y facilitarles la vida a tus clientes? En tres simples clics tienes un nuevo canal de ventas: entran a tu web, eligen el menú y compran/pagan.

3. Reservas sin intermediarios. Está muy bien que tu restaurante continúe apareciendo en todas aquellas páginas de reservas de restaurantes, pero eso no quita que tú puedas también poder tomar reservas y, con ello, olvidarte de posibles porcentajes que tengas que pagar a terceros, además de mejorar muchísimo la calidad del servicio.

4. Comunicarte con tus clientes. Una vez al mes puedes enviarles una Newsletter a tus clientes con ideas como, “este mes tenemos un menú especial para celebraciones, haz tu reserva hoy mismo entrando en (…)”, o “hemos ampliado nuestra carta con un nuevo plato bla bla bla, así que ya sabes, esta noche cocinamos nosotros. Haz clic en el siguiente enlace y te lo llevamos a casa o a la oficina”. Imagina todo el potencial que tienes si con una newsletter puedes informarles periódicamente de todas las novedades, promociones y nuevos servicios. Además de fidelizarlos estás creando marca.

5. Más clientes. Lo cual se traduce en una mejor facturación mensual. Acabas de abrir el abanico de oportunidades de tu local, además del “boca oreja” tradicional ahora estás en Internet y gracias a las reseñas que irán dejando tus clientes y a una buena gestión de tu web y redes sociales, puedes captar no sólo nuevos clientes sino fidelizarlos.

Podría seguir con la lista y entrar en cientos de detalles que te harán abrir los ojos sorprendidos, pero me guardo toda esa información para un próximo post.

Y llegados a este punto me puedo encontrar frente a un lector que trabaja o es dueño de un restaurante que ya tiene página web pero no les funciona o no saben qué hacer; o bien frente a un lector que tiene un restaurante o va a abrir uno y no tiene página web, no tiene ni idea qué hacer en Internet pero sabe que existe un mercado online y no se quiere quedar afuera.

En ambos casos  tenemos lo que necesitas: desde crear la página web de tu negocio, hasta una estrategia Social Media (Facebook, Twitter, Instagram, etc) o podemos ir más lejos y repensar tu manera de hacer las cosas con un plan de negocio para darle más fuerza a las ventas de tu restaurante.

 

 

Si te gustó, compártelo. ¡Gracias!

Enjoy this blog? Please spread the word :)