Seleccionar página

Facebook, Youtube, Twitter o Pinterest – sólo por mencionar las cuatro principales redes – cambiaron la manera en que las marcas interactúan con su audiencia, convirtiéndose en un nuevo canal de comunicación donde la promoción se disimula con contenido inteligente, o como una plataforma idónea para ofrecer soporte personalizado a sus clientes. No hay duda de que cada día son más las empresas que apuestan por estar en las redes. Y tal es la vorágine en esta frenética carrera por conseguir más fans y Likes que su competencia, que muchas incurren en errores imperdonables.

He aquí los cinco errores prohibidos si quieres mantener sana la imagen de tu empresa:

1.No tener una estrategia Social Media. Los perfiles sociales son parte esencial de la estrategia de marketing digital de tu empresa y tienen que responder a objetivos claros: difundir la marca, incrementar tráfico hacia la página web, fidelizar clientes o captar nuevos clientes, etc.

2. Cualquiera puede gestionar las redes sociales de la empresa: un error tan habitual entre aquellos directivos que infravaloran el potencial de las redes sociales como un nuevo canal de comunicación con los clientes y dejan en manos de personal no cualificado la reputación online de la empresa, en vez de contratar un community manager. ¡Gravísimo error!.

3. Tardar en responder o directamente no responder. Si tu empresa tiene un perfil social en alguna de las redes, es para potenciar la comunicación personalizada y directa con aquellos que se consideran fans de tu marca. Hacerlos esperar por una respuesta o directamente pasar por alto la duda, puede llevarte a dos situaciones negras: que deje de ser tu seguidor y ya no se sienta identificado con tu marca o peor aún, que comience a hablar mal del servicio de atención al cliente. Si un usuario te hace una pregunta, responde lo antes posible (siempre dentro de los horarios de atención al cliente indicados previamente).

4. El contenido y tono de las publicaciones: que está totalmente relacionado con el error de centrar la estrategia en la empresa y no en el cliente. Si quieres llegar a tu público objetivo, tienes que hablarles en el mismo idioma y planear una estrategia de contenido a tono con sus intereses. No sólo hablar de tu empresa sino ofrecerles información útil para ellos.

5. Cometer errores de ortografía. Olvidarse un acento, escribir mal un nombre o incluso el propio de la marca usarlo de mil maneras diferentes y utilizar demasiados hashtags, son algunos errores que pueden hacer trinar los dientes a cualquier seguidor cansado de las abreviaturas mal usadas y el idioma del whatsapp. En este punto también entra el uso correcto del logo, los colores de la marca y el estilo de cada post.

Si te gustó, compártelo. ¡Gracias!

Enjoy this blog? Please spread the word :)