Seleccionar página
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¿Eres de los que esperan o de los que hacen esperar? Si crees que la puntualidad no es importante en una reunión o un evento, debes replantearte varios aspectos de tus objetivos profesionales. Ser puntual es una cuestión de educación y respeto.

Y porque me interesa trabajar con profesionalidad, hoy he querido compartir 5 motivos para no llegar tarde nunca al próximo evento en el que participas, ya sea como asistente, proveedor o cliente.

Hace ya un par de años Wave Application, una app basada en la geolocalización que facilita el encuentro entre personas, realizó una encuesta a más de 150.000 personas y el 64% reconoció que siempre llega tarde, entre cinco y 15 minutos, a una reunión o una cita. Es decir, seis de cada diez admitió que llega siempre tarde.

Es verdad, los españoles tenemos la mala fama que da la impuntualidad pero, ¿qué tal si revertimos de una vez por todas esta etiqueta negativa? Llegar tarde es inaceptable y no habla para nada bien ni de ti y ni de tu manera de trabajar o la de de tu empresa.

Por ello, hoy he querido compartir contigo un artículo de Brent Beshore, un emprendedor y CEO exitoso publicado en portal de Forbes, en el que explica las razones que lo obligan a ser puntual. Aquí van las más interesantes:

  1. La necesidad de ser respetuoso
    Cuando llegamos somos puntuales demostramos que somos respetuosos. Ten en cuenta que cada uno tiene sus horarios, actividades y compromisos, por lo cual ser puntual implica que respetamos eso, que lo valoramos a él o ella y que nos importa el encuentro acordado.
  2.  

  3. No seas egoísta
    Las excusas se esconden siempre en ese montón de cosas pendientes por hacer que retrasan tu salida. Por ello, es importante priorizar ese compromiso que tienes pactado desde hace días y dejar el resto de tus cosas para después. Es muy egoísta pensar sólo en uno y no tener en cuenta que el otro también dejó cosas por hacer para encontrarse contigo.
  4.  

  5. Hay que ser humilde
    “Lo mejor para el final”… “lo bueno se hace esperar”… Hay muchas personas que creen que llegando tarde a un lugar generan más expectativa y demuestran que son más importantes, y que por eso pueden esperarlos. Sin embargo lo único que los hará parecer es arrogantes. Siempre es mejor ser humilde y no creerse más que los demás.
  6.  

  7. Deben confiar y creer en ti
    No cumplir con la hora acordada puede afectar la credibilidad que los otros depositaron en tu trabajo. ¿Qué les asegura que no les vas a fallar en el proyecto que querían ofrecerte, por ejemplo? La credibilidad es algo muy necesario e importante a nivel laboral, no la perjudiques por culpa de tus retrasos.
  8.  

  9. Debes ser organizado
    Además de afectar los compromisos de los demás, al llegar tarde también desorganizas toda tu jornada. Creas una bola de nieve gigante imparable, donde vas a seguir llegando tarde al resto de las cosas que tienes pendientes.
  10.  

La puntualidad no es sólo cuestión de respeto, educación y credibilidad. Ser puntual es ser inteligente, ya que llegar con cierto margen de tiempo a tus citas te permitirá aprovechar mejor el tiempo. Prepararte de antemano para la reunión, estar tranquilo, tener las ideas claras.

Si tienes un motivo que te sirve para ser siempre puntual, no dudes en compartirlo conmigo. Cada granito de arena nos ayuda a ser cada día mejores profesionales.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies